Estamos familiarizados con la gripe y su aparición cuando llegan las bajas temperaturas. Pero, por mucho que tomemos a este virus como un habitual, lo cierto es que es responsable de numerosos fallecimientos o de agravar otras enfermedades sea cual sea la edad del paciente.

Por ello, las autoridades sanitarias se preocupan de vacunar a las personas que se encuentran en situación de riesgo: las personas mayores, las embarazadas y otras personas que sufren enfermedades complicadas.

Cómo afecta la gripe a las personas mayores

Las personas mayores de 65 años se les consideran un grupo de riesgo ya que el virus de la gripe les puede provocar problemas respiratorios, sobre todo si existen otras enfermedades, algo muy común cuando se trata de personas de la tercera edad.

La razón por la que se realiza la vacunación es porque el riesgo de contagio de este virus es muy alto. El contagio es posible por varias causas:  Desde un estornudo a la tos frecuente en este tipo de enfermedades.

La importancia de la vacuna de la gripe en los mayores

Cómo se combate la gripe

Cuando hablamos de un virus, los remedios médicos se basan en aliviar los síntomas de la enfermedad, pero no existe un tratamiento para curarla. Por tanto, existen algunos productos de homeopatía que ayudan a mejorar y a prevenir de la gripe.

El más conocido en estos casos es el Oscillococcinum, un medicamento considerado dentro de la homeopatía para prevenir la gripe y los catarros, además de ser un buen aliado cuando el virus ya está atacando al cuerpo.

Aunque no es más un tratamiento en base a plantas, sí que es cierto que respeta el equilibrio del cuerpo, utilizando otros productos como minerales o químicos que no provocan anomalías en el organismo. Por esta razón, es una excelente alternativa para personas que se encuentran en sectores más débiles, como son los niños, las embarazadas o las personas de la tercera edad.