Con la llegada del verano y las olas de calor que estamos padeciendo últimamente en el sur de España, desde Espartinas Geriátrico queremos poner nuestro granito de arena para informar sobre los daños que pueden producir los golpes de calor en las personas mayores.

La prevención del calor en las personas ancianas es algo vital, puesto que a esas edades, un golpe de calor puede alterar el organismo completo de la persona y producir problemas muy serios de salud. Este riesgo se ve acrecentado con el día a día de nuestros mayores, que con el buen tiempo es más habitual que salgan más a realizar actividades como ir a la piscina, al parque, pasar más tiempo con su familia…etc.

 

Los riesgos de un golpe de calor:

Con las elevadas temperaturas, nuestros familiares y seres queridos de avanzada edad pueden sufrir problemas como calambres, agotamiento y lo que es más grave: golpes de calor. Con esto último, la temperatura del cuerpo se eleva de manera exagerada y los mecanismos de defensa bajan. Los mayores con problemas de tensión, corazón o riñón son los más propensos a sufrir un golpe de calor.

La prevención de las altas temperaturas es algo vital para el cuidado de las personas mayores, puesto que un golpe de calor cursa con sensación de fatiga, dolor de cabeza, sed intensa, calambres musculares, sudoración abundante…etc. Para personas ancianas, estos son unos síntomas que pueden conducir a problemas realmente serios.

El calor en las personas mayores

La hidratación es fundamental para prevenir golpes de calor.

¿Cómo podemos proteger a los ancianos del calor?

Desde Espartinas Geriátrico queremos responderos a algunas dudas que podáis tener ahora que las altas temperaturas son la rutina diaria en Sevilla.

  • Principalmente, evitar salir a la calle en las horas de más calor del día, esto hará la salida mucho más llevadera, puesto que no se sentirá la pesadez de calor y así evitaremos muchos riesgos.
  • No esforzarse demasiado cuando haga mucha calor, siempre ir despacio y descansando el tiempo que sea necesario hasta completar el final del camino, despacio y con buena letra para obtener un paseo agradable.
  • Si se tiene que realizar el camino con altas temperaturas, siempre será positivo caminar por la sombra, esto evitará que el sol de directamente sobre la persona y así se hará mucho más llevadero.
  • Se aconseja que se utilice gorras o sombreros que proteja la cabeza de la acción directa del sol sobre ella, y hablando del tema de ropa, siempre será mejor llevar ropa ligera de tonos claros, esto evitará notar la pesadez del sol. Hemos de tener en cuenta que la piel de una persona mayor es mucho más delicada.
  • En el hogar, es muy funcional que se echen las persianas o toldos en las zonas donde el sol de directamente sobre la fachada, esto ayudará a refrescar el hogar.

Para prevenir un golpe de calor…

Yendo un poco más al grano, entre los muchos consejos llenos de sentido común que podemos poner en práctica, hay algunos que si se siguen habitualmente reducen considerablemente el riesgo de sufrir un golpe de calor.

  • Beber agua frecuentemente y tomar alimentos aunque no se tenga ni hambre ni sed periódicamente, más aún si se va a realizar un camino largo y con exposición al sol. El agua nunca está de más, mantiene el cuerpo con energía y evita muchos mareos que pueden llevar en personas mayores a problemas serios.
  • La ducha diaria o el uso de paños húmedos durante el día es una buena manera de refrescarse y evitar bajones durante un camino o exposición prolongada al sol.
  • Aumentar la ingesta de frutas del verano y verduras (Sandía, melón, gazpacho ligero, ensaladas…) Esto aportará mucho líquido y bienestar en el cuerpo recargando sales minerales… ¡Además están deliciosas!
  • Permanecer el mayor tiempo posible en la sala más fresca del hogar, esto permitirá tener el cuerpo recargado para altas temperaturas.
  • Las habitaciones del hogar deben estar perfectamente ventiladas y poseer persianas o toldos para prevenir el contacto directo del sol. También asegurar el funcionamiento de aparatos como el frigorífico para que nunca falte su función.
  • Si el hogar en el que se encuentra la persona anciana no hay aires acondicionados o aparatos que refresquen el hogar, es recomendable que se acuda al menos 2-3 horas al día a centros frescos, tales como centros comerciales, centros de tercera edad, bibliotecas…etc.

Es importante recordar que en situaciones extremas como la aparición de calambres (que requieren cuidados de rehidratación) se debe de dejar de lado todo lo que se esté haciendo y limitarse a beber líquidos y mantener el cuerpo fresco en la medida de lo posible. Esto, para los cuidadores o las personas que estamos a cargo de una persona mayor, es muy importante ya que es posible que el anciano no nos comunique esta sensación, por lo que debemos multiplicar nuestras atenciones.

Las personas mayores pueden callarse los síntomas de un golpe de calor.

En época de calores intensos, las personas mayores que vivan solas deberían de estar acompañadas por familiares y recibir una ayuda diaria por parte de la familia o vecinos para prevenir que ocurra algún tipo de desgracia, o por el contrario, buscar ayuda en los Servicios sociales de su Ayuntamiento pueden llevarla a  centros especializados como es el caso de Espartinas Geriátrico u otras Residencias de Ancianos en Sevilla, donde el cuidado de los mayores es la prioridad y su salud y bienestar es lo único que nos importa.