El envejecimiento conlleva una serie de cambios en nuestro organismos y muy importantes que afectan a muchos procesos de nuestro cuerpo. En muchas ocasiones estos cambios toman mayor relevancia sobre los procesos digestivos, así como a la hora de ir al baño.

Es cierto que el tiempo paso por todo nuestro cuerpo, pero cada zona del cuerpo, cada órgano lo sufre de una manera distinta. Aunque hay aspectos de nuestro organismo que puedan sufrir pocas variaciones (frecuencia de nuestro pulso en estados de reposo, por ejemplo), hay funciones internas que cambian de manera importante.

En este sentido es fundamental identificar todos aquellos cambios debidos al paso natural del tiempo, y aquellos otros, relacionados con hábitos de vida o enfermedades.

Cambios relacionados con el paso natural del tiempo

nutricion alimentacion ancianos

En líneas generales puede ser el siguiente listado. Listado que extraemos de la UNED.

  • Modificaciones sobre la fisonomía corporal: En líneas generales se produce un aumento de la grasa magra. Este tipo de hecho se relaciona con problemas como la hipertensión o las hiperlipemias.
  • Reducción de la cantidad de agua corporal: La disminución es tal, que en muchos casos existe preocupación de que las personas mayores tengan riesgo de deshidratación. Esto hace que algunos problemas se vean afectados como por ejemplo la regulación térmica del propio organismo.
  • Aclaramiento de creatinina: El aclaramiento renal de la creatinina es otro factor que toma presencia en la personas mayores.
  • Disminución de la masa ósea: Otro factor a tener en cuenta, que tiene una mayor presencia en el caso de las mujeres, un par de años tras sufrir la menopausia. Esto hace que exista un mayor riesgo de sufrir osteoporosis.

En mayor o menor medida, y de una forma y otra, todos estos cambios están presentes en nuestro organismo y tienen una relación directa con la nutrición en sí misma.

Cambios gastrointestinales

nutricion en ancianos

Estos son los cambios que afectan al hecho de tener hambre, así como al hecho de digerir y absorber correctamente los distintos nutrientes que nuestro organismo necesita.

Pérdida del apetito

En primer lugar, las personas mayores tienden a experimentar siempre una reducción general del apetito. Esto es debido al comportamiento de hormonas concretas y mtebaloticos. Esto nos lleva a considerar el posible riesgo de anorexia entre las personas de una una avanzada edad. Por este motivo, es muy importante controlar la calidad de la nutrición con el objetivo de que una malnutrición agrave enfermedades en curso o generen otras nuevas.

En varias ocasiones dentro de nuestro blog, hemos tratado los beneficios de determinadas sustancias y alimentos para los mayores, como el caso de la nueces frente al cáncer de colon, o el caso de la alimentación cuando llega la época de calor; aspecto que toma especial protagonismo en nuestra localización, Sevilla.

Las piezas dentales

Con la edad se tiende a ir perdiendo piezas dentales. Esto produce que nuestra digestión sea cada vez de peor calidad. Una mala masticación conlleva que los alimentos no lleguen en óptimas condiciones a nuestro estómago.

En relación a esto, se suele decir que la digestión comienza por la hora del masticado. Además, la falta de piezas dentales conlleva la posible aparición de llagas y otros problemas que dificultan enormemente la ingesta de alimentos.

El estreñimiento

Se trata de un problema generalizado que afecta al 50% de la población que llega a la denominada “tercera edad”. No existe un factor única que conlleve el estreñimiento, sino que se trata de la participación de varios puntos en mayor o menor medida.

Vídeo sobre nutrición

En esta ocasión la nutricionista Júlia Farré nos muestra los 7 puntos que debemos de tener en cuenta de cara a tener una alimentación saludable.