Elegir una residencia de mayores es, normalmente, algo complicado e incluso doloroso más para los familiares que para la persona mayor en cuestión. ¿Estará bien atendido? ¿Hará buenas migas con sus compañeros? ¿Tendrá las mejores calidades en su alimentación y su entorno? Son las preguntas básicas e iniciales a las que los familiares se enfrentan en estas situaciones. Sin embargo, ¿realmente sabemos en qué debemos fijarnos a la hora de elegir una residencia de mayores?
De entrada siempre van existir dos puntos que van a hacer que la balanza empiece a decantarse por uno u otro lugar que son la localización del centro y el coste que supondrá. Sin embargo hay otros factores que en su conjunto pueden hacer que la orientación de nuestra balanza cambie radicalmente.

7 puntos para convencerse

Hemos querido seleccionar 7 puntos que se deben tener en cuenta a la hora de tomar esta decisión tan importante en la historia de nuestra familia. De su cumplimiento depende en gran medida que tomar la determinación de contar con profesionales en estas situaciones transmita sensaciones positivas o negativas.

  • Higiene y alimentación. Qué duda cabe que lo primero que entra por los ojos a la hora de visitar un lugar con estas intenciones es la higiene. No solo la limpieza debe ser importante sino también la calidad de los alimentos. Su estado y su aspecto suelen tener mucho que ver con las condiciones salubres en que se manipulen y almacenen.
  • Cantidad. ¿Cuántos profesionales están a cargo en el centro? Es muy importante sopesar el ratio existente entre el número de residentes y los profesionales dedicados a su atención ya que si hubiese pocos profesionales y muchos residentes podría darse un caso de poca atención.
  • Calidad y formación. Si el número de profesionales es importante, más aún lo es los conocimientos y la formación de cada uno de ellos. El centro que seleccionemos debe disponer de personal cualificado médica y psicológicamente con un trato agradable y orientado a la especial situación de las personas a tratar.
  • Amplitud. ¿Son amplias las zonas comunes? ¿Disponen de acceso para minusválidos o personas con capacidad reducida? Hay que ser conscientes de que las instalaciones deben contar con las máximas comodidades y estar provistos ante el mayor número de situaciones posibles.
  • Transporte. Siguiendo con el tema de la accesibilidad, no es menos importante la capacidad que pueda disponer el centro de transporte de sus residentes y sobre todo si está adaptado a las necesidades de más a menos limitación física.
    Seguimiento y evolución de los residentes. Un centro en el que se realiza un seguimiento exhaustivo y personalizado de la evolución y estado de todos los residentes debe ganar enteros para ser el centro adecuado para nuestro familiar. Con este asunto, es muy recomendable tener claro cuántas comunicaciones establece el centro con la familia para informar de la evolución y el estado del residente, especialmente en las situaciones más críticas y delicadas.
  • Servicio mínimo. De especial interés es tener claro qué servicio es el más reducido del que puede disponer nuestro familiar. Se antoja imprescindible que un buen centro proporcione servicio en áreas como la sanitaria, funcional, familiar y psicosocial.
  • Actividades complementarias. Aumentar la calidad de vida de nuestro familiar y de todos los residentes del centro con actividades complementarias como excursiones, juegos, fiestas, o servicios estéticos como peluquería harán que esa calidad de vida aumente del mismo modo que desaparece la rutina.
7 razones por las que elegir una residencia de mayores

Amplitud y la higiene de las zonas comunes, puntos clave

No hay que dejar de lado que lo que estamos haciendo es escoger un hogar para un ser querido, donde va a pasar prácticamente la totalidad de su tiempo. Por tanto, si necesitamos visitar la residencia que estemos barajando numerosas veces debemos hacerlo sin mayor preocupación. Cuanto más convencidos estén los familiares, mayor será su tranquilidad después sabiendo que su ser querido está en las mejores manos posibles.