Llega la Semana Santa, y con la llegada de una de las fiestas más típicas de nuestra región las calles se llenan de gente que quiere disfrutar de las cofradías que procesionan por cada localidad. En esta ocasión desde Espartinas Geriátrico queremos poner el punto de mira en ofreceros unos consejos que, si bien podrían servir para todos, están especialmente orientados a las personas mayores en Semana Santa.

1. La hidratación

La llegada de la primavera implica la llegada de temperaturas más cálidas. Este primer contacto con el calor para las personas mayores unido a la cantidad de horas que se suele estar en la calle en Semana Santa hace que sean muy habituales las lipotimias.

Esto se puede evitar no sólo bebiendo una cantidad adecuada de agua sino llevando en el bolso o mochila una pequeña botella de agua. Debéis tener en cuenta que podéis verse envueltos en una aglomeración de público, por lo que esta medida de tener una botellita de agua a mano puede ser ideal para no verse ante la imposibilidad de llegar a un punto con agua.

2. Cuidado con la piel

En consonancia con el tema del calor y la hidratación, en esta época el Sol suele lucir bien, por lo que la radiación ultravioleta es intensa. Una buena medida es usar siempre protección solar para evitar problemas con la piel, especialmente cuando se trata de personas mayores con poca cantidad de pelo.

Otra opción muy práctica es emplear gorras, sombreros, y gafas de sol, todo con el objetivo de que queden expuestas al sol las menores partes del cuerpo posibles.

3. La ropa

Y ya que estamos con los complementos… A las horas centrales hará calor, pero por la noche refrescará e incluso hará frío. Esto quiere decir que debemos prever una ropa fresca para las horas centrales pero llevar siempre alguna prenda de abrigo si pensamos estar viendo cofradías hasta el anochecer.

Del mismo modo, es muy importante huir de calzados incómodos como tacones o zapatos a estrenar. La cantidad de horas que se pasa de pie en Semana Santa puede verse agravada si además son horas de pie estando incómodos.

4. Dónde ver las cofradías con personas mayores en Semana Santa

Y hablando de comodidad y horas de pie… Cuando contamos con personas mayores es recomendable valorar dónde puede ser el mejor lugar para ver las cofradías. Evitar aglomeraciones y calles estrechas. Basta con aplicar el sentido común al ver los itinerarios en los clásicos programas de manos, e intentar ver las procesiones por grandes avenidas, especialmente si éstas poseen árboles.

Alternar momentos de pie con momentos andando e incluir periodos de descanso sentados es una práctica que más que recomendable se torna en imprescindible si contamos con personas mayores.

5. La comida

Ya que hablamos de periodos de descanso sentados, puede ser un buen momento para tomar un tentempié. En Semana Santa es muy habitual que algunos establecimientos pretendan hacer el agosto y tengan comidas preparadas con mucha antelación y mal conservadas. Por esto, es importante que evitéis comidas que contengan ingredientes como el huevo.

La opción de merendar alguno de los clásicos dulces de Cuaresma o Semana Santa como torrijas, mantas, pestiños o rosquillas es muy recomendable, pero cuidado con las personas mayores que tienen problemas con el azúcar, ya que éstos contienen importantes cantidades.